Acupuntura


La acupuntura (del lat. acus, aguja (sustantivo), y pungere, punción (verbo)) es una técnica de medicina tradicional china que trata de la inserción y la manipulación de agujas en el cuerpo con el supuesto objetivo, según los que la practican, de restaurar la salud y el bienestar en el paciente. Los acupuntores, también utilizan ampliamente esta técnica para el tratamiento del dolor. La definición y la caracterización de estos puntos, está estandardizada actualmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Se cree que la acupuntura es originaria de China, y es posiblemente la práctica más comúnmente asociada con la medicina tradicional china. Diversos tipos de acupuntura (japonesa, coreana, y la acupuntura china clásica) se practican y se enseñan actualmente en todo el mundo.
De acuerdo con la concepción china, la energía vital (ch'í, o qui) fluye por el cuerpo a lo largo de meridianos, canales o vías de comunicación, llamados en chino king. El número de king ordinarios es correlativo al de los doce órganos, más los dos vasos extraordinarios permanentes: el de la concepción (en la línea media corporal frontal), y el vaso gobernador (en la línea media corporal dorsal), además de los llamados extraordinarios.
En total, la medicina tradicional china identifica doce canales o vias de comunicacion principales que se corresponden con los órganos vitales del cuerpo humano: pulmones, intestino grueso, intestino delgado, bazo-páncreas, corazón, riñones, vejiga, sistema cardiovascular, vesícula biliar, hígado, vaso de la concepción, vaso gobernante y triple calentador.
La medicina tradicional china distingue órganos de vísceras: los órganos difieren de las vísceras por el hecho de que la ablación o lesión masiva de las vísceras no provoca el inmediato deceso, mientras que la ablación o lesión masiva de los clasificados como órganos implica la casi inmediata muerte del individuo; de tal modo el corazón está clasificado como órgano, y el estomago como víscera.
Mediante la insercion de finas agujas en puntos específicos o resonadores (llamados en chino xue) de cada meridiano se busca equilibrar la energía trastornada en el órgano que lo rige. El trastorno puede producirse por la incidencia tanto de factores externos como internos que pueden desembocar en enfermedades. La teoría tradicional china considera que la enfermedad es un desequilibrio de las dos modalidades de la citada ch'í: la modalidad yin, y la modalidad yang (vea yin-yang); la operatoria sobre los puntos acupunturales intenta reequilibrar la energía, ya sea estimulando en los puntos, o -por el contrario- produciendo depresión en estos.
Los expertos en acupuntura utilizan la pulsología como método de diagnosis: de acuerdo a este sistema, cada órgano y cada víscera tendría una pulsación específica en tres modalidades (superficial, media y profunda).
Los acupuntores afirman que la acupuntura es apropiada para el tratamiento de un amplio abanico de patologías, destacando su uso en hernia discal, alergias, procesos inflamatorios o infecciones gripales, entre otras afecciones, es además importante destacar su uso como analgésico, e incluso para reducir el dolor en procedimientos quirúrgicos [1].

Uso de tecnología moderna para la aplicación de acupuntura
La acupuntura es praxis médica en China desde hace más de dos milenios, siendo a la fecha uno de los principales componentes de la Medicina Tradicional China, que es la medicina que mayor cantidad de pacientes cuenta en la actualidad; en Europa las primeras nociones e informes de prácticas acupunturales parecen haberse iniciado a mediados del siglo XVIII; en el siglo XIX el médico alemán Baumscheidt ideó independientemente una terapia semejante a la de la acupuntura china. A tal terapia se le ha conocido como baumscheidtismo.
Actualmente, la acupuntura es ofertada como prestación sanitaria, dentro de los sistemas nacionales de salud en China, Vietnam y Cuba.
Si la acupuntura es verdaderamente eficaz o es similar a un placebo, ha sido el tema de arduas discusiones científicas, médicas y filosóficas. Los científicos han efectuado revisiones de ensayos clínicos existentes, según los protocolos de la medicina basada en la evidencia. Mientras algunos han encontrado evidencias para el tratamiento de las náuseas y del dolor de espalda, sobre todo, para la mayoría de ellos, hasta ahora las observaciones han concluido que no hay una evidencia suficiente para determinar si la acupuntura es eficaz. La OMS, el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM en inglés) del Instituto Nacional de la Salud NIH, en Estados Unidos o La Asociación Médica Americana (AMA) han elaborado informes al respecto. Hay acuerdo general en que la acupuntura es por lo menos segura, cuando es administrada por médicos bien entrenados.
En la segunda mitad de siglo XX, en Europa, se han realizado varías teorizaciones científicas para explicar los procesos fisiológicos involucrados en la acupuntura. Corresponde mencionar, por lo menos, la teoría de Pinchevsky, y la teoría del médico sueco Nordenstrøm. Ninguna de ellas es aceptada como válida por los seguidores del método científico.
Derivados de la acupuntura son:
la digitopuntura, (o shiatsu, o kiatsu);
la auriculoterapia;
la centroterapia de Nogier;
la reflexogenoterapia -denominación más pertinente que "reflexología", ya que reflexología es la rama de psicología fundada por Pávlov;
y la acropuntura.

Críticas [editar]
Se ha señalado que no se ha ofrecido pruebas por parte de quienes promueven dicha práctica de la existencia de los fenómenos en los que se fundamenta, tales como que el origen de las enfermedades se basan en un desequilibrio del ch'í, la existencia de dicho elemento y la naturaleza de la energía de la que supuestamente está constituido, entre otros.
Los críticos de estas prácticas han puesto en duda la eficacia de la acupuntura; según el método científico, consideran que los estudios de los que se dispone en favor de su eficacia son insuficientes y de baja calidad, por lo que las principales bases de datos de evidencia científica no reconocen ni recomiendan su utilización (vease acupuncture en Cochrane Library).
Al igual que ocurriría con otras prácticas terapéuticas que se iniciaron hace miles de años, los oponentes argumentan que su antigüedad no supone a priori una prueba de eficacia. Sostienen que al contrario, las prácticas médicas del pasado milenio, generalmente no gozaban de la misma eficacia que las actuales, pues no se disponía de la tecnología necesaria para demostrarla, algo que actualmente sí se habría desarrollado.
En Occidente la acupuntura desata críticas en diversos sectores científicos y médicos ortodoxos que la califican de pseudociencia y pseudomedicina, ya que hasta ahora no ha sido posible verificar ni siquiera parcialmente la teoría que se usa tradicionalmente para justificar su mecanismo de actuación en diferentes pruebas. Se han intentado llevar a cabo diversas demostraciones de su utilidad como terapia complementaria, sin éxito, cuando han sido utilizados métodos rigurosos de investigación clínica.
La teoría de la acupuntura en la medicina tradicional china es muy anterior al uso del método científico, y ha recibido diversas críticas basadas en el conocimiento científico. Se ha argumentado que no hay una base anatómica o histológica físicamente comprobable para la existencia de los puntos, o de los meridianos de la acupuntura.
La acupuntura es usada como terapia o tratamiento complementario a diversas enfermedades; se dice que en China incluso una apendicitis se controla por medio de la acupuntura sin necesidad de intervención quirúrgica[cita requerida], y que también se puede usar como medio de analgesia en las operaciones quirurgicas.[2]
Una proporción relevante de los representantes de la medicina occidental no admiten en muchos casos los logros de la acupuntura. Los defensores de la misma argumentan que si la acupuntura no se aplica de forma adecuada no tiene efectos positivos, lo cual acaba de ser demostrado que es falso en un estudio con más de 1000 pacientes publicado en 2006 en Anales de Medicina Interna, una de las más prestigiosas revistas médicas: el efecto de la acupuntura "falsa" y "verdadera" fue exactamente igual en dicho estudio, al contrario de lo que ocurre con cualquier otra práctica médica, convenientemente evaluada según el método científico. (Annals of internal,4 July 2006 Volume 145 Issue 1 Pages 12-20)
La controversia permanece abierta, puesto que varias organizaciones científicas occidentales relevantes[cita requerida] concluyen que por el momento no hay pruebas suficientes de que la acupuntura resulte beneficiosa, y que se necesita más investigación.
Respecto a los riesgos, la comunidad médica tradicional se inclina por aceptar que, aun no siendo nulos (en caso de mala práctica y con técnicas especialmente invasivas), en términos generales las lesiones son una excepción.

Apoyos [editar]
Sus partidarios afirman que los puntos acupunturales son observables por los métodos científicos. Un ejemplo: señalan que cada punto acupuntural tiene una diferencia de resistencia eléctrica respecto a las áreas de la dermis que le rodean (esto se constata fácilmente aplicando un voltímetro). Y señalan que el examen histológico de cada xue o punto acupuntural revela allí la existencia de una mayor concentración de nervios que en las zonas vecinas de la dermis[cita requerida] .
Finalmente en diciembre de 1979, la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), el mayor representante de la comunidad médica internacional, sugirió que alrededor de 43 enfermedades podrían ser tratadas con acupuntura. Enfermedades como por ejemplo artritis, alergias, sinusitis, migrañas, vértigo, dolor crónico, depresión, neuralgia del trigémino, síndrome de menier, estreñimiento, han sido avaladas, según sus seguidores, con muy buenos resultados.
En 1998 fue avalada plenamente en los E.U. por un consenso nacional publicado en el Journal of American Medical Association. http://jama.ama-assn.org/cgi/content/abstract/280/17/1518